Hoy sábado celebramos la memoria del Corazón Inmaculado de María. Un corazón sin mancha, lleno de Dios, abierto totalmente a obedecerle y escucharle. El corazón, en el lenguaje de la Biblia, se refiere a lo más profundo de la persona, de donde emanan todos sus pensamientos, palabras y obras. ¿Qué emana del corazón de María? Fe, obediencia, ternura, disponibilidad, espíritu de servicio, fortaleza, humildad, sencillez, agradecimiento, y toda una estela inacabable de virtudes. ¿Por qué? La respuesta la encontramos en las palabras de Jesús: "Donde está tu tesoro allí estará tu corazón" (Mt 6,21). El tesoro de María es su Hijo, y en Él tiene puesto todo su corazón; los pensamientos, palabras y obras de María tienen como origen y como fin contemplar y agradar al Señor. El Evangelio de hoy nos da una buena muestra de ello. Después de narrarnos la escena del niño Jesús perdido y hallado en el templo, nos dice que "su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón" (Lc 2,51) (BJV)

Madre e hijo consagran su vida a Dios: Ella es religiosa y él es sacerdote

CONSAGREMOS NUESTRAS FAMILIAS AL CORAZÓN DE CRISTO

El Papa a seminaristas: el verdadero Pastor no se separa del Pueblo de Dios

Motivo de vida en la distancia de los recuerdos

Liturgia del Domingo

Lecturas    Moniciones      Homilía

Feria de la Semana

Lecturas     Moniciones     Homilía

Itinerario de Evangelización 2021

 

TEMA DEL AÑO: “Un pueblo discípulo misionero de Jesucristo, que acoge y vive el Reino de Dios en conversión permanente”

LEMA DEL AÑO: “Acojamos y vivamos el Reino de Dios en permanente conversión”

Junio:

Lema: “Todos participamos del mismo pan” (I Cor 10, 17)

Valor: COMUNIÓN